Para muchos puede resultar poco divertido, tenso e incluso deprimente. Realmente no tiene por qué serlo pero tampoco es un asunto de risa. Trabajas duro todo el día, todos los días y cuando llega el día de pago, todavía estás corto por par de dólares. Posiblemente te quedas corto por más de un par de dólares, pero mantengámonos optimistas.

En estos tiempos realmente resulta cuesta arriba ahorrar. Con todas las facturas, gastos e impuestos, es difícil dejar de lado algo para colocarlo en nuestras cuentas de ahorro. Pasamos todos nuestros días trabajando duro, todo el dinero ganado simplemente pasa a través de nuestras manos, este desaparece y, de repente, ya no queda nada.

Sí, hay que admitirlo, es muy difícil ahorrar pero hay un sabio dicho que expresa lo siguiente: “If there is a will, there’s a way” o en buen español, “Si hay voluntad, hay un camino.”

Existen varias razones por las que las personas entienden son incapaces de ahorrar y entre estas se encuentran:

“Tengo un MONTON de gastos.”

Oportunidad: O recortas tus gastos o aumentas tus ingresos. Hay un asunto de liquidez (cash) que tienes que resolver. Siéntate y genera una lista de prioridades. ¿Cuáles son tus verdaderas necesidades y cuáles gastos son deseos o incluso caprichos? Evita las compras impulsivas, el “terapia shopping”. Piensa antes de gastar. Pon el ahorro como prioridad, págate a ti primero. Esto tendrá un beneficio a largo plazo del cual seguramente no te arrepentirás.

“No estoy ACOSTUMBRADO al ahorro.”

Oportunidad: Resulta difícil trabajar con un hábito con el cual no creciste o que simplemente no está acostumbrado pero la falta de costumbre no puede ser una excusa si estás lo suficientemente decidido y posees una fuerte determinación para modificar tu presente, sea lo que sea. Si realmente quieres estar financieramente saludable, lo que necesitas es aprender nuevos hábitos y desaprender otros. Si todavía no te acostumbras a ahorrar, aún estás a tiempo. Basta con solo pensar en todos los beneficios que puede traer a tu vida.

“No GANO lo suficiente.”

Oportunidad: Esta aseveración tiene truco. ¿Por qué? Realmente, ¿cuánto es suficiente? Cuando se trata de nuestro salario, no hay cambios significativos por largos períodos de tiempo. Este se mantiene igual o, en los peores casos, sufre de recortes por múltiples circunstancias. Entonces, ¿cómo vamos a ser capaces de ahorrar si el dinero que estamos devengando ni siquiera me ayuda a cubrir los gastos básicos? En realidad no tiene nada que ver con el salario. La capacidad de ahorrar no sólo depende de la cantidad de dinero que se gana sino de cómo está administrando lo que gana. Por esta razón, incluso si piensas que no estás ganando lo suficiente, todavía puedas ahorrar si lo deseas. No necesariamente tienes que ahorrar cantidades grandes, lo importante es que lo hagas.

“Estoy lleno de DEUDAS.”

Oportunidad: Sin lugar a dudas, es sumamente difícil ahorrar si tenemos una gran cantidad de deudas que pagar. Deja de estar pidiendo préstamos. Comienza a pagar ahora mismo y luego enfócate en ahorrar. ¿No sabes cómo comenzar? Contáctame.

“No tengo un PRESUPUESTO.”

Oportunidad: Tener un presupuesto es clave para la planificación. Si no estás presupuestando tu dinero, esto significa que no estás planificando. El dicho que establece “Si fallas en planificar, planificas para fallar” es sumamente cierto. Se te va a hacer imposible conocer tu capacidad de ahorro si no te sientas, organizas tus ingresos y gastos, y comienzas a darle prioridad de las cosas. Incluye los ahorros como parte del presupuesto. No te limites a ahorrar lo que sobre luego de todos los gastos. ¡El ahorro siempre va primero.

“No sé COMO AHORRAR.”

Oportunidad: Quizás te has preguntado en algún momento ¿cómo puedo ahorrar?, ¿cómo empiezo?, ¿qué debo hacer? Hay muchas maneras de comenzar a implementar esta práctica hasta convertirla en un hábito. Algunas personas ahorran a través de su banco o cooperativa de preferencia. Otras recurren a las acciones, bonos u otros tipos de instrumentos de inversión. La famosa alcancía tampoco ha pasado de moda. Empieza por donde se sientas más cómodo y luego busca alternativas adicionales que te permitan maximizar tus ahorros. No tengas vergüenza en preguntar y busca consejo de algún amigo o profesional experto y capacitado en el tema. Si no conoces a alguien directamente, contáctame.

La verdad, en conclusión, es que en la mayoría de los casos, por no decir en el 100% de estos, se nos hace difícil ahorrar por todas las excusas que nos decimos para no hacerlo. Estas excusas nos están haciendo perder muchos beneficios, no solo para nuestras finanzas sino también para nuestras vidas. Es hora de enterrar esas excusas. Es hora de comprometernos y adquirir voluntad para poder comenzar de una vez por todas. El ahorro es una disciplina. Es algo más que un hábito. Es Convicción y Compromiso. ¿Qué te impide el ahorro? ¿Cuáles son tus luchas para lograr comenzar a ahorrar? ¿Estás listo para desaprender y aprender?

PIENSA. REFLEXIONA. APLICA

¡Recibe 6 Lecciones de Dinero que debiste aprender en la Escuela!

¡Ingresa tu nombre y dirección de correo electrónico para recibir nuestro Ebook GRATIS!

Además, entérate de nuevas noticias, próximos eventos y artículos educativos para poner tu wallet en forma y maximizar tu salud financiera.

¡Gracias por suscribirte! Revisa tu correo electrónico para descargar el Ebook

Share This